Australia y Manolo Santana

Esta noche comienza en Melbourne el primer Grand Slam de tenis de la temporada, el Open de Australia.

Aprovechando esta ocasión, resulta curioso analizar la relación con el país oceánico de uno de nuestros mejores tenistas de la historia.

Manolo Santana se convirtió en una de las referencias del tenis mundial en la década de los sesenta, en un circuito dominado por los tenistas estadounidenses y australianos. Precisamente, con Australia y sus tenistas, Santana tuvo una serie de coincidencias que marcaron algunos de los éxitos de su carrera.

La trayectoria deportiva del tenista español fue incontestable, destacando sus victorias en tres de los cuatro Grand Slam. Sin embargo, nunca llegó a participar en el único grande que no conquistó, el de Australia.

Los inicios de su carrera se produjeron en un instituto madrileño en el que tuvo como instructor, cómo no, a un profesor australiano.

No habría que esperar mucho para el primer gran título de Santana. El madrileño lograba imponerse en Roland Garros en 1961 en su segunda participación con tan solo 23 años. Santana llegaría a alcanzar el título parisino tras dejar en el camino a las dos grandes esperanzas del tenis australiano, Roy Emerson en cuartos de final y Rod Laver en la penúltima ronda, que eran los cabezas de serie 2 y 3 del torneo.

Laver y Emerson serían los dos siguientes vencedores de Roland Garros, iniciando una etapa de dominio de Australia sobre la tierra francesa de ocho años en los que solo hubo una edición que no contó con el triunfo de un tenista australiana, la que correspondió al segundo triunfo de Santana en 1964.

No fueron las victorias en el cuadro individual las únicas que Santana obtuvo en Roland Garros, también se haría con el título de dobles en 1963 formando pareja con el mismo australiano que le abrió las puertas de la gloria en 1961, Roy Emerson.

En Wimbledon, se dieron circunstancias muy similares a las de Roland Garros en la victoria de Santana en 1966. El español fue el único capaz de interferir en el dominio de Australia en la catedral del tenis, que también se extendió durante ocho años.

Para alcanzar su único triunfo en Londres, Santana, al igual que ocurrió en su primer Roland Garros, tuvo que eliminar en cuartos de final y en semifinales a tenistas australianos para lograr plantarse en la final y hacerse con su único título en Wimbledon.

Quizás, la relación más conocida de Santana con Australia sea la de la Copa Davis. El mejor tenista español de la época fue uno de los artífices para que España alcanzara sus dos primeras finales en 1965 y 1967. Ambas tuvieron lugar en Australia y, a pesar de que España caería derrotada por 4-1 en las dos finales, Santana tendría una participación destacada.

En la edición de 1965, Manolo Santana daría el único punto al equipo español tras vencer en el cuarto partido a Roy Emerson y cerca estuvo de imponerse en el encuentro que abría la final a Fred Stolle, pero finalmente cedería ante el australiano en un larguísimo encuentro.

En 1967, la situación fue muy similar. Santana debutaba en el primer partido y caía ante Roy Emerson aunque, al igual que en la anterior final, vencería en el cuarto punto, esta vez frente a John Newcombe, para dar la única victoria a España.

Para cerrar esta relación de Manolo Santana con Australia hay que acudir a las postrimerías de su carrera. Santana conseguiría su último título en Barcelona, en el Trofeo Conde de Godó de 1970, donde se impuso en la final al australiano Rod Laver.

Enlace permanente a este artículo: http://www.docudeporte.es/australia-y-manolo-santana/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies