El deporte femenino español en los Juegos Olímpicos

El Consejo Superior de Deportes, a través de la Unidad de Mujer y Deporte, acaba de publicar el libro «El deporte femenino español en los Juegos Olímpicos» escrito por Roberto Jiménez Morales y descargable gratuitamente en https://sede.educacion.gob.es/publiventa/detalle.action?cod=20394.

Sin ninguna duda, estamos asistiendo en los últimos años a la eclosión del deporte femenino en nuestro país. Después de muchas décadas de ostracismo y dificultades, las deportistas españolas han dado un golpe sobre la mesa y alcanzado, e incluso superado en muchos casos, el nivel del deporte masculino en España. Los últimos éxitos en los Juegos Olímpicos de Londres, los Campeonatos del Mundo de natación y baloncesto, los Campeonatos de Europa de atletismo y balonmano o hazañas individuales como la de Carolina Marín en bádminton, Lidia Valentín en halterofilia o Queralt Castellet en snowboard son varios ejemplos de los excelentes resultados cosechados por nuestras deportistas en apenas tres años, al margen de deportes que han comenzado a despuntar como el fútbol o el rugby a 7.

Sin embargo, el recorrido hasta llegar a estas metas ha sido largo y tortuoso, atravesando por etapas muy complicadas en las que el deporte femenino español tenía francamente difícil el acceso a la alta competición.

Esto queda plasmado en la exigua incidencia de la participación de deportistas españolas en los principales acontecimientos internacionales y la escasez de buenos resultados durante buena parte del siglo XX, como se refleja también en los Juegos Olímpicos, algo que, afortunadamente, ha cambiado radicalmente en los últimos veinticinco años.

Si bien los grandes resultados del deporte femenino español en los Juegos comenzaron a llegar a partir de Barcelona 92, no hay que olvidar a las pioneras olímpicas españolas que contribuyeron a poner los cimientos para las generaciones futuras, derribando los muros machistas que obstaculizaban sobremanera el acceso de la mujer al deporte.

Aunque los resultados conseguidos durante muchos años fueran discretos y las medallas tardaran mucho en aparecer, el mérito de las primeras olímpicas españolas es innegable y es justo reconocer su esfuerzo ante las dificultades que encontraban y la escasez de ayudas con que contaban. Nombres como los de Lilí Álvarez, Rosa Torras, Margot Moles, Ernestina Baenza o Mari Paz Corominas son una muestra de las principales precursoras que constituyen una parte muy importante del deporte español, pues su tesón resultó fundamental para el desarrollo del deporte femenino.

Tras el camino abierto por ellas, muchas deportistas españolas han alcanzado la gloria olímpica. Blanca Fernández Ochoa, Theresa Zabell, Isabel Fernández, Arantxa Sánchez Vicario o Mireia Belmonte son algunas de las protagonistas que han firmado páginas de oro, plata y bronce en la historia de nuestro deporte.

En la presente publicación se realiza un análisis de la evolución de la presencia del deporte femenino español en los Juegos Olímpicos a través de los resultados obtenidos a lo largo de su historia y las circunstancias que envolvieron su participación en las distintas ediciones y en las diversas disciplinas de la máxima competición deportiva a nivel mundial, lo que supone un fiel reflejo de su progreso en España durante los más de cien años de andadura olímpica de la era moderna y un reconocimiento a la labor de todas nuestras olímpicas.

Puede descargarlo de manera gratuita en el siguiente enlace: https://sede.educacion.gob.es/publiventa/detalle.action?cod=20394

Enlace permanente a este artículo: http://www.docudeporte.es/el-deporte-femenino-espanol-en-los-juegos-olimpicos/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies